TODO CON FITO SOLER © 2017 DERECHOS RESERVADOS. CREADO POR LIBERMEDIA XALAPA.

  • Facebook Clean Grey
  • Instagram Clean Grey
  • Twitter Clean Grey
  • YouTube Clean Grey

Un amor sin forma.

 

 

 

Hola a todos los sabedores lectores de Todo con Fito Soler, en este mes de enero sin duda no paramo de escuchar noticias buenas, o al menos para el director mexicano Guillermo del Toro y su más reciente película La forma del agua, que sin duda no pueden dejar de verla. A pesar de que no es una película mexicana, sin duda es de los mejores directores de cine que la están rompiendo a nivel internacional y poniendo los ojos del mundo en nuestro terruño.

 

¿Pero por qué está causando tanto revuelo esta película? Bueno pues sin duda el estilo fantasioso que distingue a del Toro se ha vuelto parte de su esencia en el celuloide. Pero iré más allá, ya que dentro de toda la fantasía el morbo a la sexualidad y en específico a la masturbación femenina en la pantalla grande en una película que está presentando en todas las ciudades, condimenta a la perfección con la historia.

 

Sin duda películas de romance, existen infinidad pero ¿qué pasa cuando el amorío sucede, como la película lo plantea, entre dos personajes diferentes? La primer reacción siempre es el rechazo a lo desconocido y lo etiquetan como anormal, fenómeno u otros calificativos que pueden ser tan lastimosos para quienes lo viven en su día a día.

 

Y es que en nuestro bello estado de Veracruz se presentan noticias de las famosas “bodas gays” y siempre escucho comentarios como “es que al normalizar eso ¿qué va a pasar con la juventud?” yo respondo, simplemente vivir una vida feliz que para eso se vino a este mundo. Cada persona tiene derecho a vivir su vida como mejor le plazca siempre y cuando no afecte a terceros.

 

Aun la sociedad se resiste a aceptar que todas personas deben de gozar de ese derecho independientemente de su religión, clase social o lo que quieran buscarle. Y no se trata de crear una guerra entre si los heteros, los gays, los bis o los demás miembros de la comunidad son mejores o no. Simplemente se trata del VIVIR con plenitud pero sobre todo con los derechos que cada ciudadano tiene.

 

Las relaciones entre individuos pueden ser tormentosas y no son únicamente las que tienen que ver con la comunidad LGBTTTI, hablamos que en nuestra sociedad existen muchas familias de madres o padres solteros y no por ello son anormales o malas personas ¿o si? Lo que si puedo decir es que las formas de relacionarse han cambiado, como todo en la humanidad, evolucionamos a la par de las nuevas tecnologías y que gracias a ellas salen al descubierto un abanico de posibilidades para encontrar a una media naranja.

 

Seguro alguna vez han escuchado sobre aplicaciones como Blued, Hornet, Manhunt, Wechat y Grindr, esta última de las más ocupadas para el ligue y los encuentros ocasionales, pero algo que debe quedar claro es que el uso de estos sitios es responsabilidad de cada usuario y sin duda no todo tiene que acabar en la cama. Incluso en la red social más importante como Facebook puedes encontrar grupos con infinidad de intereses para todos los gustos, olores y sabores.

 

Pero hay que recordar que todo tiene su riesgo, así que siempre hay que tomar sus precauciones con las personas con las que se contactan. Pero no solo esto sucede, si no que se han expuesto a la luz prácticas como una variante del exhibicionismo dentro de espacios públicos como baños públicos, parques, salas de cines, terrenos baldíos o casas abandonadas incluso hasta transportes públicos que se ocupan para echarse un buen faje o una sesión sexual con toda la adrenalina de ser descubiertos. Y es que el “Cruising” no es exclusivo de la comunidad LGBTTTI.

 

Lo que sucede es que por vivir la adrenalina, se están tomando decisiones de vivir una práctica sexual sin precauciones, en donde no se usan condón y ponen en riesgo, consiente o por calentura, la salud de quienes están involucrados. La situación es que cada año crecen las estadísticas de quienes se infectan de VIH y algunos que ni siquiera toman la precaución de hacerse pruebas periódicas van contagiando a otras personas.

 

El problema es que luego los tratamientos de antirretrovirales son muy costosos y el gobierno no abastece a las instituciones que los distribuyen a los enfermos. Recuerden que el VIH no distingue edad, color de piel, posición social, partido político, religión, preferencia genérica, esta enfermedad no discrimina. Por esto debemos ser responsables en la práctica de nuestra sexualidad, sin gorrito no hay fiesta.

Share on Facebook
Share on Twitter
Please reload

Ya en restauración, Notre Dame, la catedral de París

17/04/2019

1/10
Please reload

Please reload

Posts Recientes 
Encuéntrame en:
  • Facebook Long Shadow
  • Twitter Long Shadow
  • YouTube Long Shadow
  • Instagram Long Shadow
Búsqueda por Tags
Other Favotite PR Blogs
Posts Destacados 

Enlace externo. Edita aquí.

Enlace externo. Edita aquí.

Enlace externo. Edita aquí.

Enlace externo. Edita aquí.